¿Cuáles son las averías más habituales causadas por el propio conductor?

Cuáles son las averías más habituales causadas por el propio conductor. Las averías muchas veces, inevitables: ley de vida, defecto de fabricación, murphy… pero en otras muchas ocasiones podemos ser responsables directos son averías causadas por el propio conductor. Además, estas averías no suelen estar cubiertas ni por garantías ni por seguros mecánicos, ya que se considera mal uso. Cuáles son las averías más habituales causadas por el propio conductor:

  1. Equivocarse al repostar: 26% Lo más habitual suele ser echar gasolina a un diesel (al revés es más difícil, porque la manguera del gasóleo no cabe en un gasolina al ser más gruesa). Si se supera una cantidad mínima de litros es necesario vaciar el depósito y limpiar los filtros, intentar arrancar puede salir muy caro.
  2. No hacer caso a testigos del tablero de instrumentos: 20% Las luces del tablero pueden advertirnos de posibles averías y, dependiendo de su gravedad, son amarillas, naranjas y rojas, las cuales requieren detención inmediata. Por ejemplo, no es lo mismo fallo de ABS (el coche sigue frenando) que fallo de frenos (el coche no frena).
  3. No realizar el mantenimiento programado en tiempo o kilómetros: 16% El fabricante del coche estipula unos intervalos de mantenimiento, en años o en kilómetros, lo que antes se cumpla. También es cierto que alguna vez nos pueda parecer excesivo, pero se han puesto por algo. Ignorar esto anula las garantías y facilita la aparición de averías.
  4. Estilo de conducción: 13% Tanto la conducción agresiva como demasiado relajada (ir siempre a muy bajas revoluciones) produce un estrés añadido a los componentes y pueden fallar antes. Puede fallar el turbo, el embrague (sobre todo los bimasa), sistemas anticontaminación en Diesel (filtro antipartículas, EGR…), etc. Es bueno “quitar la carbonilla” de vez en cuando, pero tampoco ir siempre con el “pie a tabla”.
  5. Dejarse las llaves dentro: 10% Debido a un despiste, puede ser que nos dejemos la llave puesta o dentro del coche. Si, además,  en vez de una llave normal olvidamos una llave electrónica, es más complicado abrir el vehículo si no se cuenta con la segunda llave. Muchos coches alertan del olvido con un pitido (también si nos dejamos las luces encendidas), no estaría de más prestarles más atención.
  6. Uso incorrecto de aditivos: 6% La utilización de aditivos no recomendados por el fabricante, “productos milagro” o chips de potencia pueden provocar serias averías. Hay que asegurarse bien y de forma profesional antes de utilizar estos productos.
  7. Falta de anticongelante: 5% Si la proporción de agua desmineralizada y anticongelante no es la correcta, una helada puede congelar el agua del sistema y provocar roturas en las partes más delicadas como los manguitos. Es necesario comprobarlo regularmente por un profesional y cambiarlo cada cierto tiempo, porque pierde propiedades.

Esperamos que estos “malos hábitos” o despistes recogidos por nuestros amigos de Motorpasión no te hayan causado demasiados problemas. Al menos esperamos haberte ayudado a no volver a caer en ellos

Desde Automóviles Alhambra te detallamos cuáles son las averías más habituales causadas por el propio conductor y te recomendamos: ¡Conduce seguro y disfruta!.

Suscríbete a nuestro newsletter

Automóviles Alhambra S.A. utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.

¿Prefieres que te llamemos?

Contactar por correo

Suscríbete a nuestro newsletter