¿Os acordáis cuando al repostar sólo había que pensar en Diesel o Gasolina? Atrás quedaron esos días. Cada día existen más tipos de combustibles. Esto ha llevado a la Unión Europea a desarrollar un único conjunto de etiquetado de combustible. ¿El objetivo de esta normativa? Unificar la distinción de los tipos de carburantes para ayudar a los consumidores a identificar la selección del combustible.

¿Dónde vamos a ver este nuevo sistema de etiquetado?

Este etiquetado distintivo aparecerá desde el 12 de Octubre de 2018, en todas las estaciones de repostaje, así como en los vehículos nuevos (indicado en el tapón de llenado y el manual de usuario). Afecta a cada  uno de los 28 estados miembros de la Unión Europea. También se unen los países del EEE (Islandia, Liechtenstein y Noruega), Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía.

En cuanto a los vehículos que deberán incluir estos identificadores de combustible nos encontramos:

  • Ciclomotores, motocicletas, triciclos y cuadriciclos
  • Automóviles, vehículos comerciales ligeros y pesados
  • Autocares y autobuses

¿Cómo es el nuevo etiquetado de combustible?

Las nuevas etiquetas son una herramienta visual que distingue tres grupos generales de combustible: gasolina, gasóleo y combustibles gaseosos.

SI ERES GASOLINA, TU SÍMBOLO ES EL CÍRCULO

Normativa europea etiqueta gasolina

Dentro de este círculo aparecerá la letra E (de Etanol) junto un número. Significa el volumen máximo de etanol que se recomienda utilizar en el vehículo. En caso de que en tu vehículo la etiqueta muestre E10, te advierte de que el coche puede utilizar gasolina que contenga hasta un 10% de etanol. También podrás encontrar E5 (hasta un 5% de etanol) y E85.

 

EL CUADRADO ESTÁ RESERVADO PARA LOS DIESEL

Directrices europeas de etiquetado diesel

Si tu vehículo es diesel, te tendrás que fijar en los símbolos cuadrados. En este caso la letra será la B (de Biodiesel) junto a un número. En esta categoría distinguimos entre B7, B10 y XTL. Los cuadrados B7 y B10  determinan el porcentaje máximo de biodiesel que admite el vehículo.

Por ejemplo, la etiqueta B7 nos índica que el coche admite hasta un máximo de un 7% de biodiesel en gasoil. La etiqueta B10 tendría el mismo sentido, indicando que el automóvil permite hasta un 10% de biodiesel en gasoil.

El tercer cuadrado XTL señala que el coche es apto para diesel parafínico.

El diesel parafínico es un tipo de combustible diesel. Está fabricado a partir de material fósil o renovable y permite obtener un combustible muy similar al combustible diesel fósil tradicional.

PARA LOS COMBUSTIBLES GASEOSOS, EL ROMBO

Directrices sobre el etiquetado de carburantes gaseosos

Esta última categoría se distingue a través del rombo. Dentro de los combustibles gaseosos, se pueden encontrar los que hacen referencia al hidrógeno (siglas H2), Gas Natural Comprimido (CNG), Gas Licuado de Petróleo (LPG) y  Gas Natural Licuado (LNG). Por lo tanto, si eres de los que apuestan por combustibles alternativos, tendrás que tener en cuenta estos símbolos antes de repostar.

 

Este requisito… ¿Afecta a mi vehículo?

No. La nueva directiva europea solo está destinada a nuevos vehículos comercializados por primera vez o matriculados a partir del 12 de octubre de 2018. Por lo tanto, esta medida no afecta a los coches adquiridos antes de la fecha de entrada en vigor.

Si estás pensando en comprar un vehículo de segunda mano,  esta normativa tampoco afecta ya que solo atañe a vehículos de nueva fabricación.

En lo que sí que tendrás que tener en cuenta este etiquetado es a la hora de repostar. No te preocupes, no van a cambiar de repente. La Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles (AEVECAR) asegura que las etiquetas distintivas utilizadas hasta el momento convivirán, al menos por un tiempo, con las nuevas etiquetas europeas.

Por lo que será el momento perfecto para identificar, utilizando la clasificación existente, el nuevo tipo de etiquetado con el que deberás llenar el depósito de tu coche.