Corría el año 1947 cuando los hermanos Wiks, crearon un nuevo concepto de automóvil mezclando la sencillez de un utilitario con la sobriedad  y robustez de una herramienta de trabajo. Así nació el Serie 1 de Land Rover, también conocido como HUE 166, presentado en el Salón de Amsterdam de 1948.

Pocos años después, la marca Land Rover ya jugaba en la misma liga con vehículos de la talla del Jeep Willys o  el Toyota Land Cruiser.

Debido a su versatilidad, se extendió su uso en áreas como la agricultura y el ejército, servicios de urgencias, rescates… Fue tal su éxito que en apenas una década (1959) se fabricó el Land Rover número 250.000, consolidando su dominio en el mercado.

Pero la historia de Land Rover no es solo la de un vehículo clásico.

En los años  60 era imposible asociar un 4×4 a todoterrenos orientados más al asfalto que al barro. Quien decidía comprarlo sabía que compraba un vehículo diseñado para dar el 200% sobre terrenos imposibles. Sin embargo, en 1960 Land Rover decidió adentrarse en un nuevo mercado rediseñando sus vehículos para que fueran capaces de cumplir en carretera sin perder sus posibilidades off-road. El objetivo era combinar el confort y el comportamiento en carretera de un coche familiar y la capacidad todoterreno de un Land Rover. 10 años después del primer boceto, en 1970 se crearía la línea Range Rover.

Range Rover I

El primer modelo de Range Rover llegó ese mismo año al mercado (1970) con 3 puertas, motor v8 gasolina, de aluminio y tracción total permanente. Su éxito fue rotundo. Hasta tal punto, que su diseño fue presentado en el Louvre de París. Y no solo era su diseño innovador, sus prestaciones permitieron a un comandante del ejército británico conducir un Range Rover desde Anchorage en Alaska hasta Ushuaia en Argentina.

Esta innovación espartana estuvo a la venta durante 25 años (hasta 1995).

La evolución de Land Rover y Range Rover continuó en las siguientes décadas. De Land Rover llegó la segunda serie, consagrando su éxito como vehículo versátil. Se hicieron infinidad de versiones, desde adaptaciones para bomberos hasta para trabajos específicos en bosque.

En 1971 llegaría Land Rover Serie III, con mejoras en motorización y un refinamiento de su exterior. Se universalizó su uso, convirtiéndose en un icono de todas las clases sociales.

Y de estas tres series nació el Land Rover Defender, gran salto que incorporó nueva suspensión en amortiguadores, mejoras en el confort… Un renovado sistema de tracción integral permanente mejoró considerablemente la experiencia de conducción. También se introdujeron motorizaciones superiores diesel, incluso en algunas versiones estaba disponible un motor V8 de origen Rover.

Por lo tanto, la marca tenía en el mercado el Land Rover Defender, el 4×4 más puro de la marca británica, y el Land Rover Range Rover, que se situaba como uno de los todoterrenos más lujosos del mercado.

Para cubrir el hueco existente entre los dos todoterrenos nació el Land Rover Discovery, conocido internamente como “proyecto Jay” y presentado en el Salón de Frankfurt en 1989.

Land Rover Discovery

Conjugaba los dos polos de sus compañeros convirtiéndose en el 4×4 familiar por excelencia. Con casi 30 años en el mercado, este modelo ha experimentado mejoras constantes convirtiéndose  en el modelo de Land Rover más vendido en España tanto nuevo como de ocasión, a excepción del Range Rover Evoque.

¿Por qué ha tenido tanto éxito? Es imposible no pararte a observar su elegante y aerodinámica silueta. Es el fruto de 40 años de desarrollo de un modelo que no ha parado de mejorar las legendarias prestaciones de Land Rover. Su interior ofrece infinitas posibilidades de espacio y sus acabados son cuidadosamente elegidos milímetro a milímetro.

En cuanto a los Range Rover, en 1994 el control del grupo Rover pasó a estar en manos de BMW Group y sus aportaciones se hicieron ver. Ese mismo año se lanzó la segunda generación conocida como P38. Aunque el vehículo estaba ya desarrollado se incluyeron mejoras de motorización diesel y detalles estéticos de la firma alemana.

En el año 2000 Land Rover pasa a formar parte del Grupo Ford donde se desarrolló la tercera generación de Range Rover con un salto de calidad importante. Apostando por el lujo, nuevos motores V8 y prestaciones off-road los nuevos modelos pudieron hacer frente a una competencia que se hacía fuerte, hablamos de modelos como el Porsche Cayenne, BMW X5 o Volkswagen Touareg.

Fue en la tercera generación cuando nació el Range Rover Sport (2005), el primer SUV deportivo de la familia que demostró el compromiso de la marca con el rendimiento. Este modelo ofrece suspensión neumática con enlace cruzado, ofreciendo a los conductores una altura de manejo opcional. Este aspecto mejoró la comodidad y la conducción en 4×4, tanto dentro como fuera de la carretera. La altura variable era una de las muchas características nuevas y distintivas que reflejaban el rendimiento dinámico en la apariencia del vehículo.

Land Rover Range Rover Sport

Más tarde, en 2011 se presentaría el Range Rover Evoque, nombrado “Coche del Año” por numerosas revistas especializadas. El Range Rover Evoque causó sensación tan pronto como fue presentado en el Salón del Automóvil de París en 2010. A día de hoy, se podría decir que este modelo ayudó a definir un nuevo segmento de SUVs compactos Premium más deportivos y con mayor estilo.

Todoterreno Land Rover Evoque

En 2013 el Grupo Tata se hace con Range Rover, produciendo un nuevo Range Rover construido íntegramente de aluminio, ahorrando en peso y renovando sus propulsores y capacidades off-road para seguir siendo el referente.

En resumen, Land Rover ha evolucionado desde un vehículo utilitario hasta convertirse en una leyenda del motor. Y no está dispuesto a quedarse ahí, nuevos modelos apuestan por completar la gama de productos de la marca como el Range Rover SVAutobiography, el Evoque Convertible o el nuevo Range Rover Velar.

Pocas marcas pueden gozar del reconocimiento que tiene Land Rover. Aunque quizás este reconocimiento provenga de sus propios vehículos. Y es que tres cuartas partes de los vehículos fabricados por esta marca siguen funcionando a día de hoy.

Por todo esto, Land Rover se ha convertido en una apuesta segura a la hora de comprar un automóvil de segunda mano.