Todos hemos escuchado de algunos vehículos eso de “este coche parece de juguete”, pero… ¿Para quién está pensado yoyo? Sencillo, se creó para todos aquellos que se mueven en ciudades y encontrar una plaza de aparcamiento con facilidad es un «must». Y sí, te puedes olvidar de hacer maniobras en las plazas normales de aparcamiento. Sobra espacio por todas partes, incluso aunque se aparque a medio metro de la acera sigue dentro de la línea de aparcamiento (comprobado).

Tamaño

Para hacerse una idea de su tamaño, un Fiat 500 o citröen C1 sobresaldría una rueda en comparación con el compacto XEV YOYO. Es más, un yoyo entraría perfectamente en una furgoneta o sobre una pickup. De hecho, no es novedad ver dos yoyo en una misma plaza de parking o aparcados en horizontal en una zona de parking en línea.

Y aunque acaba de salir al mercado, el interés que está despertando es alto. No solo por su tamaño compacto, sino por la seguridad que ofrece.

Para quien no lo conozca, cada yoyo integra un chasis de acero de alta resistencia con protección contra impactos frontales y laterales. Esta célula de seguridad sería como una jaula antivuelco, pero integrada en el chasis. Además, el chasis de un yoyo ha demostrado ser tan resistente o incluso más que otros coches de mayor tamaño.

chasis de acero xev yoyo, jaula antivuelco, célula de seguridad yoyo

Interior

Algo curioso en lo que poca gente repara es en el tamaño de la puerta. Prácticamente ocupa todo el lateral. Todo el XEV yoyo es puerta, por lo que entrar y salir no es un problema. Así que para aquellos que compran un SUV exclusivamente por el motivo de montarse en el coche… Un yoyo es igual de válido o más.

interior xev yoyo, frontal y salpicadero

Una vez dentro tampoco hay que exagerar, el espacio es justo pero las piernas van amplias, y cero sensaciones de agobio gracias a que todo el yoyo son ventanas. Los asientos sí que tienen un diseño pensado al milímetro ofreciendo un buen agarre. Sujeción necesaria debido a la agilidad del coche.  Además, los materiales utilizados hacen que en verano no sientas el calor del asiento.

Además del maletero, todo el yoyo está lleno de diferentes huecos de almacenaje, no muy amplios, pero perfectos para guardar pequeños objetos básicos.

interior XEV yoyo, salpicadero yoyo.

El panel frontal sigue la filosofía de la simplicidad, pero es una de las claves de esta marca, la simplicidad. Por ejemplo, los conductos del aire acondicionado o los altavoces del vehículo se integran por completo en el salpicadero. El propio techo con su terminación en forma de alerón junto con los pilotos traseros ayuda a mejorar la aerodinámica. Y es que dentro no se escucha prácticamente nada de ruido.

Motor

Sobre el corazón del yoyo, monta tracción y motor traseros como un Porsche, pero en pequeñito. Y si el motor está detrás, ¿qué tiene delante? En la parte frontal se encuentran los depósitos, muy accesibles.

El yoyo tiene una potencia de 15kW, que haciendo la conversión son 20,4 CV. Parecen pocos CV, pero hay que tener en cuenta el escaso peso del yoyo, que hace que cada CV tenga que mover menos kg.

Ahora lo que le importa a la mayoría, ¿el coche es rápido? Bueno, la verdad que no será una de sus fortalezas, pero puede alcanzar los 90km/h cómodamente.

agilidad xev yoyo, radio de giro, perfecto para ciudad

Un punto fuerte que tiene es su aceleración. Como es tan ligero cuando sale desde parado en modo “S” acelerar es una maravilla. Un motor eléctrico entrega el 100% desde el principio. Por lo tanto, un yoyo es más eficaz que un, por ejemplo, Peugeot 1.4 HDI de 70 CV. Las aceleraciones son más rápidas y la pérdida de energía, menor.

Pero más que potencia lo que tiene es agilidad. Por ejemplo, el radio de giro es tan pequeño que en cualquier calle se podría dar la vuelta sin hacer maniobras. Se pueden tomar curvas “rápidas”, ya que el coche es estable y ni va a volcar ni nada parecido, que seguro que alguien lo piensa.

Y que sea tan estrecho no es solo útil para aparcar. Si no para poder meterse por sitios por los que cualquier coche normal no pasaría. Eso hace que, sumado a la aceleración, sea un coche sobresaliente en cualquier ciudad.

Pero mejor que leer sobre yoyo, es venir a probarlo, este compacto es tan disfrutable que es difícil de describir.