Es una máxima que, en este caso, por no repetirse más deja de ser menos cierta. Los neumáticos son el único punto de nuestros coches de segunda mano en el suelo. Por lo tanto, tenerlos en buen estado y en condiciones correctas es crítico para la seguridad en nuestros desplazamientos.

Por eso, es muy importante calzar a nuestro coche con unas gomas que se correspondan a sus necesidades, estén en buen estado y también se ajusten al uso que le vamos a dar a nuestro vehículo.

¿Cómo podemos saberlo? Leyendo los datos del flanco del neumático. A veces descifrarlo cuesta. De hecho, en una primera aproximación parece bastante críptico. Sin embargo, una vez conocemos qué significa cada cifra, tendremos acceso a una información muy interesante. No sólo la medida, sino también datos como la fecha de fabricación, la velocidad máxima o el país de fabricación.

En esta entrada te explicamos todos.

Medida del neumático

Medida de neumáticos

Encontrarás la medida en el lateral del neumático, en un formato estándar normalizado y que, si conoces los códigos, es sencillo de leer:

El primer carácter siembre será una letra. Hace referencia al tipo de vehículo al que está destinado el neumático. Normalmente, veremos una “P”. Sabremos de esta forma que las gomas están hechas para un automóvil de pasajeros. Otros códigos que podemos encontrar son “T” para ruedas de uso temporal (de repuesto) o “LT” para vehículos industriales ligeros.

Después encontraremos la primera cifra que hace referencia a la medida del neumático. Será la anchura expresada en milímetros. Así, un neumático de 195 tendrá la misma cantidad de milímetros de ancho.

Después, y tras la barra de separación, podemos encontrar la altura o perfil de la goma. En este caso se expresa en el porcentaje de la anchura. Un neumático 195/65, uno de los más comunes en el parque automovilístico, tiene como perfil un 65% de su anchura de 195 mm. Esto es, 126,75 mm

El siguiente dato vendrá en forma de letra y, con casi el cien por cien de probabilidad, será una “R”. Esto quiere decir que el neumático es radial, tecnología usada desde hace más de 50 años.

Por último, podremos ver el diámetro de la rueda en pulgadas. Así, un 15 hará referencia a que la llanta donde encaja el neumático es de 15 pulgadas. Como curiosidad, puedes saber que cada pulgada son 25,4 milímetros. Nuestra rueda de ejemplo tendría así 381 mm o 38.1 centímetros.

Carga y velocidad

Carga de neumáticos

Tras los datos de la medida, encontraremos las cifras de carga y velocidad. Por desgracia, ambas se basan en códigos y no expresan una medida que tenga relación directa con la realidad. Para saber su significado tendremos que utilizar tablas de equivalencia

Normalmente encontraremos dos números y una letra, aunque también es posible encontrar hasta tres números y dos letras.

Los números expresan la capacidad de carga del neumático inflado a la máxima presión de seguridad. Con la siguiente tabla puedes saber la carga que pueden soportar los que monta tu coche

Por último, veremos el código de velocidad del neumático. Indica la velocidad máxima a la que puede utilizarse en condiciones normales de inflado y cuando tiene carga.

Los códigos de velocidad siguen la lógica del abecedario. Así que, si nos encontramos una letra posterior del alfabeto querrá decir que el neumático puede ser utilizado a mayor velocidad:

Códigos velocidad neumáticos

Origen y homologación.

Los neumáticos fabricados para ser vendidos en el mercado europeo deben cumplir con la norma ECE e informar de ello en el neumático. Esta indicación es fácil de encontrar porque aparece de forma muy característica.

Encontraremos la letra “E” y un número rodeados por un círculo. El número hará referencia al país de fabricación del neumático. Por ejemplo, el E9 hace referencia a España.

El número que está después del círculo informa de las normativas que ha pasado el neumático. Como curiosidad, si después de las cifras aparece una “S”, querrá decir que la goma también cumple con las especificaciones de ruido.

Uso del neumático

Las ruedas que son más habituales son las denominadas de verano. Son neumáticos que están pensados para un uso polivalente, tanto en seco como en mojado pero que pueden tener sus limitaciones en condiciones extremas.

Para responder a estas condiciones, los fabricantes han dado salida a modelos de neumático que son mucho más eficaces con lluvia extrema, con hielo o nieve. Si es así, también encontrarás la información en el flanco.

Los neumáticos “all season” o para cualquier condición meteorológica suelen venir indicados con este nombre. Dan mejor respuesta en mojado o tierra al tener un mayor número de surcos. También son conocidos como “mud and snow” o “M+S”, indicadores que también pueden aparecer en el neumático.

Los neumáticos de invierno están pensados para responder mejor sobre hielo o nieve. Permiten utilizar el vehículo en estas condiciones sin cadenas. Podremos identificarlos porque están marcados con el dibujo de una montaña y un copo de nieve

Fecha de fabricación

Fecha caducidad de un neumático

Los neumáticos también indican la fecha en la que la goma salió de la línea de producción. Es una cifra muy importante, ya que según los fabricantes, las gomas pueden durar, como mucho, un máximo de diez años.

Una vez pasado ese tiempo, sus propiedades no son las mismas, los materiales pierden sus características y el neumático debe de ser sustituido.

Normalmente, se puede encontrar muy fácil en el código DOT. El DOT es el departamento de transporte de Estados Unidos y su normativa obliga a incluir esta información en todos los neumáticos. Los grandes fabricantes suelen vender las mismas ruedas a los dos lados del charco, por lo que también podremos ver estos datos en España.

El código DOT se identifica precisamente con esas tres letras “DOT” y después contiene una serie de dígitos. Los cuatro últimos harán referencia a la fecha de fabricación. Dentro de ellos, los dos primeros serán la semana del año mientras que los dos últimos serán el año. Así, un neumático con el código “0417” sabremos que se fabricó en la última semana del mes de enero de 2017.

Es posible que la fecha de fabricación no se encuentre junto con el DOT. No obstante, siempre seguirá la misma lógica y, si buscamos durante unos segundos, siempre aparecerá.