No cabe duda de que el Mini es uno de esos modelos de coche que ha hecho historia. Icono de varias generaciones, el modelo creado en 1959 se ha convertido en todo un símbolo de la cultura pop. Descubrimos algunos de sus secretos y curiosidades más interesantes.

  1. El nacimiento del Mini

    Fue en 1959 cuando se creó el primer Mini. Un diseño de Alec Issigonis con motor delantero transversal de cuatro cilindros y tracción también delantera. La finalidad de este coche era la de servir a las masas tras la Segunda Guerra Mundial. En pleno auge con la recuperación económica de Inglaterra, este modelo se hizo muy popular. ¿El secreto? La fórmula perfecta entre coche compacto, estable y de fácil conducción.

  2. Un coche de clase alta

    Sin embargo, el Mini no se caracterizó por ser un coche para las masas sino por ser el vehículo elegido por la “high class” británica. Al poco tiempo de salir al mercado se convirtió en el segundo coche de los ingleses más pudientes para moverse por la ciudad. Desde entonces su imagen se asocia a las clases sociales altas.

  3. Un tamaño pequeño

    El origen de su reducido tamaño (305 x 122 x 122 cm) es precisamente el de facilitar la conducción de las clases populares por las calles de Londres. Eso sí, aunque su carrocería era compacta, el interior era amplio, tanto para pasajeros como para transportar equipajes.

  4. Un diseño con detalles

    Si algo caracteriza un Mini son sus detalles interiores. La prioridad del diseño está en aprovechar el espacio. Por ejemplo, las ventanillas eran correderas para aprovechar el espacio del mecanismo de las lunas para añadir espacios de almacenamiento. La cultura popular dice que su diseñador, Alec Issigonis, calculó el espacio de los huecos para que fuesen capaces de almacenar una botella de su ginebra favorita.

  5. Ganador de rallies

    El Mini original estaba pensado para traslados por la ciudad, pero le costó poco hacerse un hueco en las competiciones de rallies. En concreto, las versiones deportivas Mini Cooper y Mini Cooper S tuvieron bastante éxito. Llegaron a ganar tres veces el Rally de Montecarlo, espíritu que todavía se mantiene.

  6. Un motor ahorrador

    El motor de Mini, aunque potente, estaba diseñado para no malgastar gasolina. Cualquier gota que se pudiera ahorrar era un logro para la marca. Y es que el año que se lanzó al mercado, Inglaterra vivía una importante crisis de abastecimiento de combustible.

  7. El Mini en el mundo

    Tras triunfar en su país natal, el Mini se expandió al resto del mundo. En menos de 10 años ya era famoso en todo el planeta. Tal fue su éxito que se comenzó a fabricar en diferentes países; Australia, Bélgica, Chile, Italia, Portugal, Sudáfrica, España, Uruguay, Venezuela y Yugoslavia. Un éxito rotundo mundial que perdura hasta el día de hoy.

  8. Uno de los más influyentes

    Hace varios años se organizó una encuesta internacional para descubrir cuál había sido el automóvil más influyente del siglo XX a nivel mundial. El resultado fue una prestigiosa segunda posición para el Mini, sólo superado por el Ford T.

  9. Una pintura reconocible

    Si hay algo que se asocia rápidamente a un Mini es su pintura bicolor. Con la carrocería en un tono y el techo en otro es símbolo de la cultura pop. Aunque hay que decir que, en lo que a los clásicos se refiere, también hay disponibles versiones de un solo color.

  10. Éxito en el cine

    Sin duda, sus apariciones estelares en el cine ayudaron a conseguir que el Mini se convirtiera en lo que es hoy en día, una auténtica leyenda. Ha aparecido en múltiples películas y series como por ejemplo en “The Italian Job” de 1969 y en el remake de 2003, en donde sólo era necesario un Mini para robar con éxito un cargamento de oro con la elegancia británica.

  11. Alma inglesa

    Pero de fabricación alemana. Desde el año 2000, la fabricación de los diferentes modelos de Mini corresponde a BMW. Eso sí, sus orígenes están en la British Motor Company-Austin Morris Group entre 1959 y 2000. En concreto en sus instalaciones de Longbridge y Cowley (Oxford), por lo que su espíritu británico todavía sigue vigente. Lo que sí hizo la famosa firma alemana fue encargarse de su rediseño actual, clave de su éxito.

  12. La reinvención del Mini Cooper

    Fue en 2006 cuando desde BMW se relanzó, de nuevo, el Mini. La reestilización del modelo fue obra del reconocido diseñador Frank Stephenson. Incluyó mejoras estéticas y mecánicas pero siempre tuvo claro que mantendría la famosa pintura bicolor, símbolo de la casa.

  13. Las medidas actuales

    A pesar de no llegar a las dimensiones medias de los coches actuales, el renovado Mini se ha adaptado a medidas mucho más amplias. Hablamos de 3,82×1,41×1,72 aproximadamente. Incluso en  sus nuevas versiones es aún más espacioso. El Countryman está en 4,30×1,82×1,55 y el Clubman en 4,25×1,80×1,44.

    En Automóviles Alhambra tenemos un surtido permanente de vehículos de ocasión MINI.